martes, 4 de junio de 2013

Los de Imaguaré - Sinceridad

Hoy en la calle mientras iba yendo,
entre el ruido, el apuro y el afán de tener
unos desconocidos me pararon pidiendo que por favor conteste,
que querían saber...
Me preguntaron si yo era un conformista,
si un rebelde o acaso un soñador.
Y me obligaron a “pasar revista” a lo que pienso, digo y hago;
a esto que soy...
No siempre las palabras significan lo mismo
y es la ley del consumo no pararse a pensar.
Yo quise contestarles lo que sé por mí mismo
lo que aprendí en mi casa, lo que he aprendido a amar.
Y me puse a explicarles que lo mío,
este genio, este modo y hasta el tono de voz
no es moda, copia, invento, desvarío
es una herencia, un algo que hace que sea lo que soy.
Me dicen conformista pues me asquean el lujo y la codicia
porque para mí ser sencillo es una ley.
Dicen que soy rebelde porque no transo con las injusticias,
con la mentira, el robo, y el que por algo te podrás vender.
Y soy un soñador porque al brindarme al que me necesita
siento en mí todo aquello que va contra su dignidad.
Por lo tanto Señores: no soy un consumista,
estoy en rebeldía y me gusta soñar.
Sólo soñando puedo seguir siendo yo mismo;
porque soñando puedo no venderme y luchar;
porque soñando puedo dejar en el camino todos los falsos dioses de nuestra sociedad.
Y es que soñar hoy es una tarea que exige a gritos nuestro pueblo
y es crear el clima para nuestra fiesta
digo espacios fraternos, donde uno pueda ser.
Se trata de pensar con amor en el encuentro
ir sumando lo bueno, lo que conozco y sé que es mío y tuyo;
patrimonio nuestro: Tierra, Gente, Cultura, Historia, Pan y Fe;
y al mismo tiempo ir restando miserias, mentiras, injusticias,
rencor y sus tristes dolorosas consecuencias...
Así me reconcilio y sirvo a mi País
a esta mi Patria hermosa, cuna de lo que somos
tierra de nuestros padres, donde yo y ustedes mis hermanos
fuimos todos amados y vinimos al mundo por amor.
Y fuimos no se cuántas, quien sabe cuántas veces perdonados
traídos hacia el bien, y asi nacimos y crecimos,
y vivimos siempre queriendo ser hermanos, que es un modo de ser.
Y bien, ahora ya saben de donde vienen y hacia donde quieren irse mis sueños.
Sé quién soy y lo que quiero ser me anda aquí por la sangre
porque si nos reconocemos, pienso yo,
que es cosa de engavillar a los sueños, nuestros sueños del alma
y arremangados a lágrima y sudor ponernos en conciencia
ante Dios y la Patria
a decir y a hacer la libertad que se nos dió.
No vale ya y resulta insoportable que te manden a hacer, te obliguen a copiar.
Solamente seremos de veras responsables si cada cual
si cada cual se juega su propia dignidad.
Con sencillez seremos verdaderos, y con justicia hermanos de verdad.
Y al buscar y encontrar entre todos el viejo derrotero
hallaremos el rumbo que dentro nuestro está.
Como ven, yo soy de tierra adentro, provinciano...
y es más, me gusta ser, saber que soy y parecer argentino
y por eso, latinoamericano.
Lo que exijo no es mucho... y es: ¡que me dejen ser!


Poema de Julian Zini

1 comentario:

  1. Felicitaciones por el blog, Ale! Hace mucho que busco algo así. Muchas gracias por tantos acordes! Si no es molestia quería pedirte los acordes de "Los Vientos se desatan" de Zitto Segovia, no los encuentro en ningún lado. Muchas gracias!!

    ResponderEliminar